Viernes, 16 Noviembre 2018 03:01

165 años de San Gregorio de Polanco, ciudad balneario tacuaremboense recostada al Rio Negro

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

Nuestra ciudad está cumpliendo 165 años y vale la pena repasar algunos de los tantos textos que se han escrito acerca de nuestro terruño, de lo que es, de lo que sido su historia, de cómo se gestó, como se formó como centro poblado, entre situaciones. Este texto de Uruguay Educa dice más o menos lo que todos los polanqueños sabemos pero vale la pena repasarlo y entregárselo como texto a quien aún no ha tenido oportunidad de visitarnos.

Y dice asi: “Esta pequeña ciudad, de población cercana a los 3.000 habitantes, está en un lugar privilegiado, que se caracteriza por el espejo de agua del río Negro, bañado por hermosas playas sobre el embalse de la represa “Dr. Gabriel Terra”. Allí se vive con tranquilidad y seguridad, y a la vuelta de cualquier esquina se encuentran murales o esculturas de destacados artistas.

Fue fundado el 16 de noviembre de 1853. Se ubica al sur del departamento de Tacuarembó, sobre la margen derecha del río Negro, a 140 km de la capital departamental, a 130 km de Paso de los Toros y a unos 360 km de la ciudad de Montevideo, ligado a la ruta 5 por la ruta 43, que pasa por Achar.

 

Un poco de historia

Antes de la conquista española, vivían en esta zona los indígenas, a orillas de un angosto y tortuoso curso de agua al que llamaban Hum y que hoy conocemos como río Negro.

Mucho tiempo después, el 16 de noviembre de 1853, el general José Gregorio Suárez fundó allí una población, en tierras que donaron él mismo y el estanciero de la zona Juan Cardozo. Se le llamó Gregorio en homenaje a su fundador, mediante la alusión a un santo católico de acuerdo con la costumbre española. Se agregó “de Polanco” porque el paraje era conocido desde antes como “Paso de Polanco”. Fue sin duda el vado más frecuentado en las rutas que unían el norte y el sur del país: todavía el río Negro era en ese lugar un fino hilo de agua...

La represa “Dr. Gabriel Terra”, en Rincón del Bonete, inundó en 1945 las zonas bajas cercanas y cambió el paisaje de San Gregorio. Desde entonces, el Hum de los indígenas se ensanchó, formando un gran lago de límpidas aguas azules, en el que se reflejan hermosos atardeceres, y se creó el balneario.

Ese espejo de agua, que tiene unas ciento veinte mil hectáreas de extensión, con kilómetros de blancas arenas que rodean la península, ofrece a turistas y lugareños un escenario ideal para disfrutar del sol y del agua durante el verano, pero también para admirar el paisaje en cualquier época del año.

San Gregorio de Polanco fue declarada villa en 1963 y ciudad en 1995.

 

Museo Abierto de Artes Visuales

Por iniciativa del Servicio Ecuménico para la Dignidad Humana (Sedhu), la Comisión de Amigos del Arte y la Cultura de San Gregorio, la Junta Local y vecinos de la zona, la ciudad se ha convertido en un museo abierto, por el éxito de la convocatoria a artistas plásticos para que pintaran murales en muros y fachadas de construcciones del lugar.

El Museo Abierto de Artes Visuales de San Gregorio fue inaugurado el 10 de abril de 1993. Ocho días antes, varios artistas se habían reunido en el lugar para empezar a pintar, derrochando entusiasmo y creatividad.
Esa “semana de la creación” concretó cerca de 30 obras pictóricas.

Posteriormente apoyó el proyecto la Intendencia de Tacuarembó. Participaron artistas como Gustavo Alamón, Cléver Lara y su Taller del Instituto Escuela Nacional de Bellas Artes, Tomás Blezio, Luis Scarpa y Luis Muro, entre otros pintores y muralistas.

Actualmente obras de grandes dimensiones ponen su nota de color y belleza en construcciones públicas y privadas del lugar. El arte forma parte del paisaje cotidiano, y las obras toman distintas tonalidades según la época del año y la hora del día.

El primer Museo Abierto de América es también un museo “vivo”: la acción del tiempo exige una permanente restauración de las pinturas existentes y, en algunos casos, sus autores han modificado los diseños originales. Un motivo adicional para ir a San Gregorio más de una vez...

Luego de los murales se incorporaron también esculturas. Desde 1997, este Museo ha sido declarado de Interés Nacional. Artistas nacionales y extranjeros continúan dejando sus huellas.

Los temas y los estilos elegidos para decorar los muros son muy variados. A veces están íntimamente ligados a la historia del lugar o a las historias de vida de sus pobladores.

En otros casos, la temática se centra en figuras de fama internacional como Carlos Gardel, cuyo lugar de nacimiento se sigue discutiendo. El homenaje a ese cantor, pintado en 1998 por el Taller Gregorio (integrado por Tomás Blezio, Luis Muro y Luis Scarpa) nos muestra en una esquina junto a la plaza, entre otros detalles, una imagen de su pasaporte chamuscado en el accidente que le costó la vida, donde consta que nació en Tacuarembó.

 Quienes decidan pasar varios días en este colorido y hermoso lugar pueden alojarse en el Parador, en hoteles, en casas, bungalows y cabañas que se alquilan, o en un extenso camping con luz, agua potable, parrilleros, duchas, servicios higiénicos y todas las comodidades necesarias para asegurar una agradable estadía. Hay, además, locales de venta de alimentos naturales, frescos o en conserva, manualidades y artesanías.

 

 

 

 

 

Visto 235 veces Modificado por última vez en Miércoles, 05 Diciembre 2018 20:35

Arriba