Jueves, 30 Agosto 2018 14:43

Domésticas: “Muchas aún no se sindicalizan por miedo a que los patrones las despidan”

Escrito por
Valora este artículo
(2 votos)

“Aún hay mucho miedo en muchísimas de las compañeras; tienen miedo a sindicalizarse, a que el patrón se entere y las despida. Pero hay que ir perdiendo el miedo, luchar por sus derechos y pelear por lo que tanto hemos luchado para conseguir” dijo Adela Sosa, Secretaria General del Sindicato de Empleadas Domésticas de Uruguay, al hablar de la lucha permanente que tiene el Sindicato de este rubro, que recientemente celebró el Día de la Trabajadora Domestica con una gran fiesta.

La gremialista, representante en el sindicato por el departamento de Canelones recuerda que lo que se ha ido haciendo en todos estos años fue “paso a paso, muy lentamente pero sin pausas”.

Cuenta que desde 2008, que fue la primera vez que llamaron al gremio al Consejo de Salarios, “ha sido una lucha permanente, hemos firmado cuatro convenios y cada uno de ellos trae consigo una nueva reivindicación, conseguir algo más para beneficio de las compañeras” indicó.

A su juicio “para lo que hemos trabajado hemos conseguido bastante” subrayó agregando que  “capaz no tenemos la visibilidad de que hemos conseguido, pero una vez que salimos fuera del país, nos damos cuenta que el sector ha logrado muy buenas reivindicaciones”.

De hecho vale la pena recordar que en ese sentido, a fines del 2006 se reguló el trabajo doméstico a traves de la ley18.065, que les garantizaba a las empleadas del sector el derecho a limitar su jornada laboral en un máximo de ocho horas diarias y 44 semanales. Además descanso adecuado en medio de la jornada, horas extras, salario vacacional y al aguinaldo y descanso semanal. Incluso a quienes trabajan “con cama” un descanso nocturno de nueve horas continuas, además de alimentación y una habitación adecuada y limpia.

De todos modos Sosa reconoce que hay cosas que “aún nos faltan alcanzar, pero se sigue trabajando dentro de los parámetros que nos hemos trazado como sindicato”.

 

Empleadas o esclavas por miedo?

Hace pocos días una compañera doméstica lanzó un libro contando una serie de situaciones que se dieron a lo largo de su vida laboral, motivada a escribirlo por haber sido despedida de un trabajo en el que estuvo casi toda su vida. El título del libro era ¿Domésticas o esclavas?. Consultada la secretaria general del gremio sobre si esa sensación es tal cual para las empleadas domésticas, dice que “lo que pasa es que todavía hay mucho miedo, tienen miedo a sindicalizarse y a que las despidan. Pero gracias al trabajo constante del sindicato esa realidad ha cambiado mucho”.

Ha pasado que muchas veces, hay compañeras que se arriman al sindicato, plantean algunas situaciones que les pasa y después han conseguido pelear por sus derechos arreglando su situación con los patrones. Otras se arriman, pero cuando hay prensa no salen precisamente para que no sean vistas por sus empleadores. Pero bueno, de alguna manera es entendible aunque hay que pelear, hay que cambiar la cabeza”.

Y si en Montevideo, donde hay más información y el Sindicato está al alcance de la mano, es complicado, para las trabajadoras domesticas del interior la situación es mucho más problemática.

Al respecto la sindicalista dice que “tenemos muchas filiales en el interior, en varios departamentos, pero lamentablemente muchas compañeras no quieren tomar responsabilidades por miedo, porque seguramente, tildarlas de sindicalistas para muchas significa ser despedida. Pero nosotros estamos constantemente viajando al interior a dar charlas, a apoyar situaciones de compañeras y fundamentalmente concientizar”.

Los problemas de las compañeras del interior son muchos dice, pero fundamentalmente “la falta de respeto de los empleadores por los horarios y cuando las compañeras van a los lugares correspondientes a denunciar el hecho, existen los amiguismos con los patrones, no en todos los departamentos, pero existe y eso es un gran inconveniente” subrayó.

Sabido es que en nuestro país hay muchísimas trabajadoras domésticas extranjeras, de origen peruano, boliviano, venezolano, paraguayo. “Sabemos que a muchas las obligan a determinadas condiciones, pero hay que señalar con firmeza que ellas tienen los mismos derechos que cualquier trabajadora doméstica uruguaya” dijo.

“Al tener el documento adquieren los mismos derechos que cualquier otra trabajadora. Obviamente las que hace mas años que están en nuestro país ya están experimentadas y reclaman con derecho e incluso van a nuestro sindicato” señaló.

 

Las trabajadoras extranjeras

Pero hay muchísimas trabajadoras extranjeras que están en una situación “bastante complicada en cuanto a sus derechos”, porque los patrones “aprovechan” para hacerlas trabajar más de lo establecido y en muchos casos,  “bajo la amenaza de perder el trabajo. Al estar en otro país, las lleva a soportar cosas que realmente no debería pasar. Por eso decimos que hay mucho para trabajar” concluyó.

De acuerdo con el Instituto Nacional de de Estadística (INE), el año pasado  había unas 97.000 trabajadoras domésticas entre los cuales 99% de los empleos del sector son ocupados por mujeres.

 

Sosa se refiere a ese 1% señalando que “también tenemos algunos hombres y hacen las mismas tareas que una mujer por lo cual pasan a ser como cualquier miembro del sindicato. Es más, van al sindicato, pagan la cuota, comparten con nosotras. Es decir en vez de ser mujer es un hombre que hace el trabajo que supuestamente -y es un mito- le pertenece a las mujeres”.  Pero además el hombre que está en su casa seguramente ayuda en las tareas de la casa o sea no es un tema tan dramático” comentó.

Finalmente entre las mujeres, las domésticas representan una proporción muy significativa de la ocupación, 13,1%, cifra que con oscilaciones se ha mantenido estable en los últimos años.

 

Escribe: Francisco Connio/ Publicado en Ecos Regionales

 

 

 

Visto 336 veces

Arriba