Sábado, 23 Septiembre 2017 02:39

El microchipeado de perros comienza a generar alguna resistencia

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

A partir de octubre quedará operativa la base de datos y el sistema que permita la colocación de microchips en perros, una medida que ya ha traído aparejado comentarios, reproches y protestas de toda índole, sin tener en cuenta que en definitiva se pretende por parte del gobierno lograr una trazabilidad de la población de perros en Uruguay y disminuir eventuales riesgos sanitarios.

 

Este chipeado obligatorio a perros, será coordinado por la Comisión de Tenencia Responsable y Bienestar Animal y fiscalizado por esta y por el propio Ministerio del Interior.

Una de las protestas mas airadas es que este nuevo sistema, con el que se pretende posicionar a nuestro país en esta materia, es que será obligatorio y además con un costo a costa del propietario, amo o dueño del animal, unos 300 pesos aproximadamente indicaron las autoridades, al presentar ciertos datos y detalles del mismo.

Asimismo indicaron que no es cualquier persona la que está autorizado a colocar el microchip, sino que deberá tratarse de “profesionales veterinarios capacitados en la materia”.

Aseguraron sin embargo que para la puesta en marcha del microchipeado, “hubo que formar a los profesionales en el manejo del sistema de datos, que será el mismo que ya está presente en el sistema nacional de identificación ganadera.

Hay un optimismo generalizado en que este sistema debería dar los resultados esperados puesto que si fue posible identificar a 12 millones de bovinos, “la trazabilidad en la población canina -que no supera el millón y medio- será una tarea más sencilla”. Los datos obtenidos en cada animal quedarán en el Registro Nacional de Animales de Compañía (RENAC).

 

El microchip no daña al animal

El microchip que se colocará en los animales es totalmente preciso, duradero e inocuo, por lo que tira abajo los comentarios surgidos al respecto en cuanto a ocasionar algun daño en los canes. “Se trata de un sistema electrónico que tiene un microchip o circuito electrónico y cubierta de vidrio suave biocompatible que no provoca ningún tipo de alergia ni rechazo en el animal. Es subcutánea y se aplica en el cuello a la altura de la segunda vértebra cervical o entre los omóplatos” precisaron los técnicos.

Y agregaron que en cada microchip, se encuentra un código de 23 números “dentro de los cuales se identifica la especie, la característica del país (en el caso de Uruguay es 858) entre otros números. Ese código estará de acuerdo a las características del animal edad, raza, si está castrado y también datos del propietario, nombre, dirección, teléfono”. Luego con esos datos se generará la cédula de identificación del animal que el mismo propietario podrá retirar en las oficinas del Renac.

Vale la pena señalar, que fue otra de las tantas consultas que surgieron y que dicen los profesionales que mucha gente consulta en las veterinarias, es si el perro una vez que se le haya colocado este chip puede ser rastreado, adelantándose a la posibilidad de extravío. En primer lugar aseguraron que solo admite “lectura de proximidad o sea que no puede rastrearse satelitalmente. El sistema emite una radio frecuencia  en onda corta, pero con menos intensidad que las que genera una emisora radial AM por ejemplo. El chip se enciende y emite un número que aparecerá en una pantalla con los datos del animal, aunque segundos después la misma se apaga”.  

Si se pierde una mascota…

En el caso de que el animal se extravíe, si bien no puede rastrearse, se puede llevar al animal para que se pueda leer en el sistema y de esa forma identificar y ubicar a su dueño.

Hay que tener en cuenta que además de posibilitar que el animal sea devuelto a su dueño, el sistema y la base de datos fundamentalmente permitirá focalizar posibles brotes sanitarios para identificar qué animales están más próximos a las zonas donde se genera.

 El tema esta presentado, el propio ministro Tabare Aguerre, sostuvo que es una solución largamente estudiada y que trae una solución para una población canina que cuenta con escasos controles más allá de la voluntad de sus dueños.

 

 

 

 

 

 

 

Visto 282 veces

Arriba