Lunes, 17 Abril 2017 04:34

La única mujer tropillera en El Prado: “Esto no tiene porque ser exclusivo de los hombres”

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Pese a que entre los jinetes, apadrinadores, tropilleros y demás gente que participa en los ruedos del país, Mariana González es conocida, aún acá en Montevideo, en la Criolla del Prado, sigue siendo una novedad.

 

De hecho sigue siendo la única mujer que participa como tropillera en el Prado, y alienta a que otras mujeres pueden hacerlo e incluso subirse a los potros ahora que el reglamento lo permite, aunque ella confiesa que no se le pasa por la cabeza subirse a jinetear.

Cuenta  que se crió en el campo, en la zona rural de El Chileno Chico, en el departamento de Durazno y allí aprendió las tareas del campo, las que habitualmente realiza durante el año. Sin embargo su pasión son los caballos, los que cuida y prepara especialmente para venir al Prado, aunque en otros ruedos va probando otros potros, para ir renovando la caballada.
Tiene 24 años y desde muy chica es natural verla cerca de un caballo. Incluso dice que “los que andamos siempre en la vuelta ya están acostumbrados a verme los fines de semana. Quizás para la gente de acá todavía resulte una novedad. Pero para los que estamos en esto no”

reafirma.

 

Criada al lado de caballos


Confiesa que se crió al lado de los caballos. “Iba a la escuela a caballo así que fue algo natural, despues ya comencé a tener mi tropilla”.
Evidentemente encargarse de una tropilla no es tan sencillo. En su estancia reparte el trabajo con su padre y a veces su novio, que es jinete. Pero la responsabilidad de ir preparando la mejor caballada para venir a Montevideo es de ella.

 “Hay que tener la constancia de ir eligiendo durante todo el año cierta cantidad de caballos y despues hacer toda la tarea necesaria que se requiere. Durante el año los vamos probando en diferentes ruedos, para ver como se desenvuelven y si vemos que resultan, entonces ese puede ser el recambio para alguno de la tropilla” agrega la joven tropillera que representa en el Prado a la Estancia El Temblor.

Consultada que tipo de caballo es el que se requiere para estas cuestiones, porque uno los ve en el ruedo y son muy bravos; sin embargo Mariana les dispensa un especial cariño, no solo a la hora de alimentarlos sino que alguna palmadita o más bien alguna caricia en la tez, le transmite confianza.
Ella dice que tienen que ser “caballos con determinado temperamento, deben ser caballos con carácter. Y en ese sentido los nerviosos son buenos aunque a veces eso tampoco es seguridad de que sean buenos” añade.
Maneja una cantidad de treinta caballos de su propiedad aunque para el Prado apenas trae la mitad. Es que todos están en “competencia”, para las jineteadas del Prado. “Sacamos los mejores y esos solo compiten acá, no en otros lugares. Lo que sucede es que no es sencillo poder contar con caballos que sean parejos y que se adapten a todos los estilos. A veces suele pasar que tenés una tropilla buena y con muchos caballos pero no te sirven para todos los estilos que acá compiten”.

 

Un rol protagonista de la mujer


Es conciente que su presencia puede ser determinante para que la mujer adopte un rol mas protagonista en un ambiente que años atrás era exclusivamente de hombres.

“Si, la verdad que de alguna manera he abierto el camino para que otras mujeres puedan incursionar en estas actividades. De hecho hay y particularmente por ejemplo yo misma, pero he visto y se que hay mas mujeres, que hacen las tareas del campo a la par de los hombres e incluso tareas que nos e les pasaba por la cabeza a los hombres que alguna vez la pudiera hacer la mujer”.

“Digo que esto tiene que ser igual para el hombre y la mujer, no tiene que ser exclusivo de los hombres. Por lo tanto si una mujer se anima a jinetear, -no es muy común pero las hay en algún otro ruedo- tiene que venir” indicó.

 

Escribe: Francisco Connio

 

 

Visto 307 veces Modificado por última vez en Sábado, 22 Abril 2017 03:43

Arriba