Viernes, 12 Abril 2019 20:00

Un polanqueño hace carrera en el king boxing al ganar su primera pelea internacional

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

“La verdad es que subí a la pelea lesionado de una pierna, pero pese a que mi entrenador quiso bajar la pelea, le dije que igual subía. Mi ganas de crecer me llevaron a redoblar esfuerzos ante un rival incluso más grande que yo, pero me animé y me fue bien” dijo a sangregorioportal.com Elías Tomás Diaz del Castillo, el pugilista polanqueño que acaba de ganar su primera pelea internacional MMA, defendiendo los colores del Spartan Team de Tacuarembó.

 Con 18 años Elias venció a un púgil brasileño, mas grande que el, en su reciente presentación en Eventos de peleas campeonatos sudamericanos y club de la lucha Panambi en Rio Grande do Sul. Fue su gran presentación internacional de una disciplina que pocos eligen, como es el king boxing.

Este es un deporte de combate de origen japonés y desarrollo occidental en el cual se mezclan las técnicas del boxeo con las técnicas de patadas de algunas artes marciales como el karate y el muay thai.

En diálogo con nuestro portal Elías nos cuenta que se fue de San Gregorio buscando otros horizontes, recaló en Tacuarembó sin nada fijo como futuro. Era salir a pelearle a la vida. Una hermana en la ciudad de Tacuarembó era la única posibilidad de ayuda, mientras en San Gregorio quedaban sus padres y hermanos. Las pasó mal, cuenta, pero salió a flote reconoce, todo gracias al esfuerzo, la perseverancia y las ganas de querer otra vida. Estudia, trabaja y lo del deporte cuenta, se dio casi de casualidad.

Un día pasaba frente a una academia y algo le llamó la atención. Al otro día volvió a pasar y se paró a mirar como otros adentro peleaban y al tercero, se decidió y entró. Allí lo recibió el profesor Fernando Silvera, quien al verlo tan diminuto fisicamente (1.54 de altura y menos de 50 Kg)le dijo, estás seguro que quieres aprender..? “me preguntó si estaba preparado y le dije que sí. Me dijo mirá mejor entrena un mes, ves si te gusta y después si te quedas hablamos de plata. A la segunda semana, poco mas ya estaba haciendo mi primera pelea. Perdí pero me saqué las ganas. El profesor creyó que eso bastaría para mí, pero a partir de ahí seguí entrenando con más ganas y las tres peleas siguientes las gané” dice orgullosamente.

Confiesa que entrenar es muy sacrificado, porque “hay que salir a correr y después mucho gimnasio, porque acá utilizas todo el cuerpo, porque además me gusta el tema de la jaula, el K1 que es con guantes de boxeo pero utilizas la rodilla. En definitiva mucho sacrificio. Además cuando arranque estudiaba, trabajaba y después gimnasio y había veces que entraba al gimnasio a las siete de la tarde y me iba a las diez u once de la noche. Muerto mal” dice pero no le afloja.

Sostiene que tiene como referente al “Tonga” Gastón Reyno, el pugilista uruguayo que triunfa en las peleas MMA en las jaulas en Estados Unidos. “Lo sigo, realmente es un fenómeno y si me gustaría algún día poder llegar a tener ese nivel”.

Elias sabe que la cosa no es sencilla porque uno de los obstáculos es su peso, al punto que el entrenador le dijo que debía llegar a 53, 54 kilos para conseguirles rivales, porque con el peso actual es complicado. De hecho el rival brasileño que enfrentó era más grande que el. Confiesa que cuando “me mandaron fotos de quien iba a ser mi rival, no digo que me asusté pero la vi complicada. Y hasta antes de subir tenía muchos nervios. Después de la primer trompada se me fue todo y solo peleaba e incluso se me olvidó la lesión”.

Hay que señalar que Elías subió al ring lesionado y no dijo nada a nadie, salvo a su entrenador que incluso quiso suspender la pelea. “Entrenando, salí a hacer trote y después cuando estaba llegando al gimnasio hice un pique y sentí un pinchazo abajo de la rodilla. Llegué rengueando al gimnasio, pero subí y entrene con un dolor bárbaro. El entrenador incluso quiso que no peleara porque me dolía, pero subí y después del primer round empecé a sentir la rodilla pero termine y con triunfo, pero se que otra vez no puedo subir, es arriesgar demasiado si no estás bien”.

Ahora pese a que se sigue entrenando “voy a hacerme una escapada a San Gregorio para ver la familia y después vuelvo para seguir porque esto no tiene pausa, para estar bien hay que entrenar duro” dijo el joven pero talentoso deportista polanqueño, que comienza a recorrer un camino de lucha, peleas, trompadas y patadas.

 

 

Escribe: Francisco Connio

 

 

 

 

Visto 1516 veces Modificado por última vez en Viernes, 19 Abril 2019 06:16

Arriba